Saltar al contenido
Trail Running España

Crónica “Desafío Los Vientos de Penausen (2020)”

23/10/2020

Nuestro colaborador Ramón Fernández estuvo el pasado 4 de octubre en Salas (Asturias) para disfrutar del Desafío los Vientos de Penausen, una de las pocas carreras que se están realizando en plena segunda ola de la era COVID-19. Ramón tuvo que enfrentarse a sus 16 Km y 600 m de desnivel positivo.

Tras varios meses de confinamiento por del COVID-19

Me encontraba en casa viendo las noticas en la tele, observando atónito la celebración de una corrida de toros, “ caspitas” (por no decir otra cosa), las gradas a rebosar y distancia social muy poca. Enciendo el ordenador, retransmiten por youtube en directo el concierto de un artista español, en un lugar cerrado, con aforo limitado y manteniendo distancia de seguridad.

Salgo a hacer la compra a mi supermercado habitual, lleno hasta la bandera, sin aforo limitado y sin la obligatoriedad de ponerse guantes, ya nada se parecía a lo que vivimos al comienzo de la pandemia. De la que vuelvo a casa miro a las terrazas de los bares, sin comentarios.

“Estoy a favor de todo lo anterior, los ciudadanos tenemos que ganarnos la vida. Pero regresando a casa, miro través de una ventana hacia la sierra del Naranco, lugar habitual de mis entrenos y me pregunto tristemente por qué no hay carreras de trail”

Y más aun, cuando discurren al aire libre y durante su recorrido, todos los corredores acabamos desperdigados por el monte, haciendo casi imposible un contagio.

I Trail Desafío de los Vientos de Penausen

Y entonces el móvil me dice que “SÍ”…

Es en ese momento, me avisan vía móvil que alguien le ha echado “bemoles” y está luchando por que se realice un Trail. Un tal Jorge Fernández de la Fresneda de Sport & Nature y La Espina Running organiza una carrera en  el Concejo de Salas, concretamente en la localidad de La Espina, llamado Trail Desafío de Los Vientos de Penausén. No lo dudo y me inscribo.

Veo en redes sociales que nadie da un duro por la carrera, todo el mundo pensando que el Gobierno del Principado de Asturias iba a suspender la prueba, como en otros deportes unos pocos días antes.

Continúan pasando los días y todo va saliendo adelante, bolsa del corredor, ayuda del Ayuntamiento de Salas e incluso el diseño de las camisetas.

Y así, tras bastantes días de incertidumbre, el domingo día 4 de octubre me encuentro calentando en el polígono de La Espina con mi compañero de entrenos Borja y otros 104 corredores mas

Casi sin poder creerlo, esta vez se pudo

A pesar del día de perros que hace con lluvia, barro y viento, voy a volver a hacer una de las cosas que mas me apasionan en la vida, tras un año sin competir por la fascitis plantar y el COVID-19.

Somos pocos, unos 110 corredores, pero me encuentro con muchas caras conocidas. Todos muy entusiasmados y con muchas ganas de volver a sentir el gusanillo de la competición.

Entrevisto al que es mi favorito para el triunfo, Andrés García Blanco, un chaval que fui a ver en una charla sobre Trail, y me pareció muy agradable y me alegró ver lo modesto que era a pesar de haber ganado muchísimas carreras de montaña en Asturias durante los últimos años.

Trail Desafío de los Vientos de Penausen

Salida

Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Cristina Martins da Costa)
Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Cristina Martins da Costa)

A las 10 de la mañana, arranca la carrera, por protocolo COVID salimos en tandas de 30 personas cada 4 minutos y con mascarilla, que debemos mantener hasta el kilómetro 2.

No estoy entrenando para correr rápido 16 kilómetros, así que me propongo hacer la carrera en una hora y 45 minutos y grabar un buen vídeo.

Llega nuestro turno, última tanda, tomamos la salida. ¡ Qué sensación!

Mis compañeros de entrenos mi mujer y mi hija nos esperan en la primera subida para darnos ánimos, cómo se echaba de menos ese momento, reconozco que me emociono un poco.

Sierra de Bodenaya

Yendo al grano, la primera parte de la carrera nos sube hacia el parque eólico de la Sierra de Bodenaya, primero por una pista y luego por prados llenos de barro y agua.

Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Mancuso Mncs)
Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Mancuso)

Tras coronar, en el kilómetro 3, comienza una bajada rápida por carretera en la que adelanto varias personas de tandas anteriores y que más adelante enlaza con el tramo mas bonito de la carrera, un bosque que nos espera con una bajada complicada debido al barro y el agua, parece que en vez de camino, discurriríamos por un rio.

Primer ascenso al Monte El Molinón

Volvemos a ascender y cruzando incluso un arroyo. El viento y el agua en la parte final nos quiere amargar la subida que se hace dura. Finalmente volvemos a pasar por el kilómetro 1, el dibujo de la carrera hace un ocho.

Continuamos ascenso por lo que parece un circuito de motocros, camino muy abierto en el que el viento nos azota con todo su fuerza mientras la lluvia no da tregua. Por fin en el kilómetro 10, descanso y una nueva bajada por pista en la que recupero posiciones hasta llegar al kilómetro 12,5.

Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Cristina Martins da Costa)
Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Cristina Martins da Costa)

¡Meta!

Entramos en la ultima parte, un sube y baja por una cantera, en el que el barro y el cansancio hace mella en mí, intento mantener el ritmo dignamente hasta que llegó al último kilómetro en el que lo doy todo voy a tope y entro en meta en una hora y 36 minutos, mucho mejor de lo esperado.

Mientras llegan el resto de corredores me ducho con una ducha portátil, el protocolo del Covi-19 no permite utilizar duchas comunes. Por último, nos quedamos a la entrega de premios y el sorteo de regalos bajo el diluvio universal.

Conclusión Desafío los Vientos de Penausen

A esta carrera no le ha faltado nada, ha sido una muestra de que con cuidado, con medidas y siendo responsable, esto se puede repetir.

Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Mancuso Mncs)
Desafío Los Vientos de Penausen (Foto: Mancuso)

Carrera muy bien marcada, muchos voluntarios en los cruces , protección Civil,  sorteo de regalos y bolsa del corredor con camiseta. No quiero acabar sin dar las gracias a Jorge Fernández de La Fresneda Sport Nature y a los chicos y chicas de la espina running por haber sido testarudos y creer en la carrera.

Por último, agradecer a todos los voluntarios, patrocinadores y a todos aquellos que habéis hecho posible el desarrollo de esta fantástica prueba.

Gracias por volver a hacernos disfrutar de la competición

¡¡NO SEREMOS LOS MEJORES, PERO ENTRE TODOS SOMOS LOS MÁS MOLONES!!

SÍGUENOS EN TODAS NUESTRAS RRSS:

A %d blogueros les gusta esto: