Saltar al contenido
Trail Running España

Relatividad, paternidad y kilómetros

01/06/2020
relatividad, paternidad y kilómetros - principal

Julian Chaves nos escribe este maravilloso artículo de opinión sobre la paternidad, el deporte y la maravillosa relación existente entre ambas. No te lo pierdas.

Además de este artículo sobre la paternidad, Julián Chaves nos mandó para publicar otro artículo sobre el futuro del trail tras el COVID-19 titulado “¿Será tiempo de aventureros?

Relatividad

El señor Albert Einstein, que yo sepa, no era mucho ni de correr, ni de hacer el cabra por los montes. Sin embargo en sus formulaciones acerca de la teoría de la relatividad planteó algo así como que el tiempo no era una constante, sino que dependía de la velocidad y de la posición del observador. Teniendo esto en cuenta y bajando de la física al mundo terrenal y mundano, allí donde prima la filosofía casera por encima de todas las cosas. Puedo decir que el hecho de estar inmerso en la aventura de ser padre ha modificado por completo mi posición respecto al tiempo y es ahora cuando caigo en la cuenta de que estoy situado en otro punto de observación. Por tanto, el tiempo parece discurrir de diferente manera respecto a los años anteriores y respecto del resto del mundo mundial.

Paternindad

Desde luego, la paternidad es para el común de los mortales un punto de inflexión en sus vidas, pudiendo afectar de formas diversas a los diferentes ámbitos de la vida. Y es en lo referente al empleo del tiempo libre es donde quizás con mayor intensidad se manifiesten esos cambios, pues al no ser lo que nos da de comer, se pone habitualmente a la cola de las cosas por hacer. Tras años de observación creo que puedo distinguir la ocurrencia dos tipos de situaciones.

Relatividad, paternidad y kilómetros
Relatividad, paternidad y kilómetros

La primera es que ante la falta de huecos libres y disponibilidad plena, lo mandes todo a tomar por saco y no vuelvas a hacer un kilómetro en años, pues te supone más estrés que beneficio y tan solo la idea de tener que hacer malabares para entrenar te quita las ganas. La segunda es diametralmente opuesta, y puede que acabes haciendo los malabares que sean necesarios con tal de darte un respiro y volver con energía y buena cara a casa o al trabajo.

Kilómetros

Personalmente siempre he sido de los segundos, y mucho. A lo largo de los años y casi sin darme cuenta, observo que cuanto más estresado y jodido he estado, más he entrenado. Parece ser que mi subconsciente intenta siempre de alguna manera contrarrestar ese exceso de prisas, ansias, incertidumbres o lo que sea que te perturbe tu equilibrio. Además, coincide con épocas en las que no he tenido ningún objetivo deportivo claro, pues las propias demandas del día a día me impedían pensar en gestas deportivas, constituyendo en esas fases el deporte algo fundamental en mi día a día, con un enfoque más de terapia mental que de rendimiento deportivo. En resumen, que si voy jodido, yo por mis narices más caña me intento dar, y a base de ingeniería de calendario y madrugones imposibles, lucho para que la vida no me pase por encima.

Ahora como padre…

Todo esto toma otra dimensión solo por el mero hecho de que me siento en obligación de transmitir cosas positivas a mi descendencia. Desde luego no quiero ser un padre aferrado a un sofá, a una cerveza y al mando de la televisión, que después de todo el día currando llega a casa con mala cara, que cena, se acuesta y se vuelve a despertar al día siguiente con la misma cara de mustio.

Relatividad, paternidad y kilómetros
Relatividad, paternidad y kilómetros

No quiero ser un tipo plano, gris, cansado de las putadillas que te trae el devenir de las cosas, no quiero que la vida me supere y desde luego no quiero que mi hijo perciba esa apatía vital en mi persona. Y es que a medida que pasa el tiempo, observo como él va copiándome en muchas cosa. Ahora son pequeñas tonterías relacionadas con el juego, pero con el tiempo serán comportamientos que le hagan andar por el mundo de un modo u otro y que casi inconscientemente le condicionarán como ciudadano, y eso es una gran responsabilidad para mi persona, pues significa ni más ni menos que una parte del futuro está en mis manos. Por ello, y a pesar de no tenerlo demasiado bien para ello (como la mayoría, vaya)

Ahora el deporte es más central que nunca y estoy tan motivado como cuando era un adolescente. Coleccionaba mapas a 1:50.000 de toda la comarca, los estudiaba para luego coger la bici o las zapas, un poco de agua, un plátano y un puñado de pasas. Decía que me iba para una hora y volvía a las cinco. Fundido pero sonriendo por lo vivido y ya pensando en la siguiente

La ilusión y las mariposas al hacer algo nuevo son las mismas

Con la diferencia de que entonces me podía permitir el lujo de tumbarme a la bartola. De perder el tiempo descaradamente si me daba la gana, pues parecía que este era infinito. Ahora no, pues parece escaparse como arena entre los dedos y por eso no desaprovecho ni un solo segundo de mi vida para disfrutarlo haciendo lo que me gusta.

“Por supuesto, todo ello a cuenta de legañas

Ahora como padre consciente de su responsabilidad estoy empeñado en transmitir energía, pasión, ganas de vivir, curiosidad por descubrir, humildad y la idea de que una sonrisa vale más que mil palabras.

Relatividad, paternidad y kilómetros
Relatividad, paternidad y kilómetros

La vida es demasiado corta como para no dar valor a las cosas que realmente te gustan. La vida es demasiado corta como para no querer a quién te quiere

¡¡NO SEREMOS LOS MEJORES, PERO ENTRE TODOS SOMOS LOS MÁS MOLONES!!

SÍGUENOS EN TODAS NUESTRAS RRSS:

A %d blogueros les gusta esto: