Saltar al contenido
TRAIL RUNNING ESPAÑA

Tendinitis aquilea

04/07/2021
Tendinitis aquilea

Ander Villanueva (@anvifitness) se pone de nuevo en contacto con nosotros para contarnos otra lesión En esta entrada le toca el turno a la muy odiada tendinitis aquilea, muy frecuente en el corredor de montaña.

Zona

Como ya vimos, el propio nombre indica que se trata de una tendinitis; es decir, una inflamación del tendón. En este caso hablamos del tendón de Aquiles que une los músculos de la pantorrilla (gemelos y soleos) con el pie (hueso calcáneo).

Causa tendinitis aquilea

No hay una sola causa, pero podemos distinguir un alto volumen de entrenamiento, carecer de flexibilidad en gemelos y soleos, un traumatismo o golpe utilizar un calzado inadecuado, correr por superficies duras o realizar un alto número de saltos.

Síntomas

El síntoma más claro al correr o tras realizar actividad es una molestia o dolor en la parte posterior del tobillo. Además, se puede dar un pequeño crujido al mover el tobillo o una hinchazón acompañada de dolor al palpar la zona.

Tendinitis aquilea
Tendinitis aquilea

Tratamiento

Hay muchos tratamientos una vez se da la lesión, pero como siempre digo, lo interesante es no llegar nunca a este punto. Podemos encontrar:

  • Realizar reposo en la fase aguda (48-72 horas) de la lesión.
  • Aplicar hielo sobre la zona una vez realizada la práctica para aliviar el dolor y rebajar la inflamación.
  • Cambiar la carrera durante un tiempo por actividades con menor impacto como la bicicleta o elíptica, pero nunca introduciendo grandes resistencias.
  • Realizar una rutina de estiramientos de dichos músculos.
  • Durante la fase aguda, realizar ejercicios isométricos, mientras que una vez pasada esta fase, ejercicios excéntricos para fortalecer el tendón.
  • Como última solución y en casos graves, una cirugía.

Prevención tendinitis aquilea

Entre las pautas podemos encontrar:

  • Fortalecimiento muscular de la musculatura implicada; es decir de gemelos y soleos.
  • Realizar una rutina de estiramientos de dichos músculos.
  • Evitar superficies duras como el asfalto a la hora de correr.
  • Incrementar gradualmente la carga de entrenamiento.
Tendinitis aquilea
Tendinitis aquilea

«¡Qué las lesiones no te detengan!»

¡¡NO SEREMOS LOS MEJORES, PERO ENTRE TODOS SOMOS LOS MÁS MOLONES!!

SÍGUENOS EN TODAS NUESTRAS RRSS:

A %d blogueros les gusta esto: